martes, noviembre 21, 2006

¿Patrimonio Cultural?


Esta imagen, realizada por el arquitecto y urbanista Ricardo Arriaza Vega nos da una visión ideal de la Plaza Morazán, con el Teatro Nacional al fondo. El concepto que Arriaza Vega compartió conmigo durante una entrevista que le hice la semana pasada era tan realista como asombroso: la conservación del Teatro Nacional sería posible si se cercara en un solo espacio no sólo el edificio del teatro sino también la Plaza Morazán, es decir, si toda el área es integrada para crear una sola plaza, y tener de esa manera "el teatro en la plaza y la plaza en el teatro". Los teatros y museos de muchas ciudades del mundo son también plazas, y están cercadas para su protección. Cercar sólo el Teatro Nacional sería absurdo, pero cercar el área que rodea al teatro para crear una gran plaza en cuyo interior estarían la Plaza Morazán y el Teatro Nacional, esto sí tiene sentido. Hay un parqueo, la plaza es hermosa y un teatro funcional, bello y seguro atraería turistas. El Teatro Nacional de Costa Rica es minúsculo comparado al nuestro y es una meca de las artes escénicas en ese país para los turistas.

Hay cientos de ideas creativas como la de Arriaza Vega, pero la institución que debería creer en ellas y potenciarlas no lo hace. Concultura no cree en los bienes culturales que se concentran en el Centro Histórico. Patrimonio Cultural se ha convertido en un agente promocional que cree que su misión es el protagonismo en los medios a través de actividades que no logran absolutamente nada. En cambio no mueve un dedo para hacer las cosas que sí atraerían financiamiento y desarrollo a la zona y, por ende, que llevarían a la restauración y protección de los bienes culurales de la ciudad. Esto lo descubrí yo por mi cuenta mientras realizaba mi propia investigación sobre el Centro Histórico. Pero no soy el único que ha llegado a estas mismas conclusiones.

El domingo 19 de noviembre, el mismo día que se publicó mi reportaje sobre el Centro Histórico en El Diario de Hoy, la Revista Dominical de La Prensa Gráfica publicó otro reportaje sobre el mismo tema. Esto es lo que el director de Patrimonio Cultural, Héctor Ismael Sermeño, dice sobre el Centro Histórico: "La clase media tiene unos valores específicos, sociales, psicológicos, éticos y morales. Considera que el centro no es para su estatus". Si el mismo director de Patrimonio Cultural valora el Centro Histórico con una perspectiva clasista, y por lo tanto subjetiva y sujeta a sus propios prejuicios, y no desde una perspectiva urbanista, y por lo tanto científica y sujeta a una visión de desarrollo, ¿cómo podemos esperar que Concultura sea parte de la solución en lugar de convertirse en parte de los problemas que están destruyendo el Centro Histórico?

Créanlo o no, esta posición pretensiosa y negligente ha sido la política real de Concultura en relación al Centro Histórico por muchos años. En un artículo publicado en Diario El Mundo el 13 de septiembre de 2003 se plantea la necesidad de una ley que declare "patrimonio cultural" al Centro Histórico en sí como una herramienta legal para encauzar inversión estatal hacia el anillo central de la capital, que tiene todos los monumentos históricos (el Palacio y el Teatro Nacional, las principales plazas etc.). El razonamiento detrás de esto es el siguiente: "Mientras no exista una declaratoria legal que reconozca al Centro Histórico de San Salvador, la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural va a seguir siendo una verdad a medias".

¿Cuál fue la respuesta de Concultura a este planteamiento que en ese momento se debatía en la Asamblea Legislativa? Esta fue la respuesta oficial, según Glenda Girón, la periodista de Diario El Mundo: "El director de Comunicaciones de Concultura, Carlos Peña, afirmó que esta entidad no ha presentado la propuesta ante la Asamblea Legislativa porque el Centro Histórico de San Salvador no reúne las cualidades necesarias para ser Patrimonio Cultural. Esta opinión contrasta con las brindadas por arquitectos salvadoreños consultados por Diario El Mundo que afirman que el Centro Histórico es una joya que a los capitalinos se les está yendo de las manos".

Pero tal y como lo plantea Elena Salamanca en el más reciente reportaje publicado en La Prensa Gráfica más de 900 edificaciones se encuentran en el inventario de Bienes Culturales de Concultura. En otra parte del reportaje de Salamanca, "Lo que no se cae se quema", se plantea el riesgo potencial de incendios que amenaza a estos edificios. ¿Qué dice Sermeño sobre esto? "Lo que pasa en el centro es el problema de los materiales con los que están hechos los edificios. El bajareque, la madera, la lámina no son materiales resistentes a largo plazo". ¿Significa esto que Sermeño está de acuerdo de que existe un riesgo latente y de que, por lo tanto, merecen intervención urgente? No. Según Salamanca Concultura descarta que los incendios sean la "causa principal de pérdida de patrimonio edificado en el Centro Histórico". En la misma página donde aparece este artículo se publican fotografías de dos edificaciones de valor patrimonial destruidas por incendios en el último año y se cita al director del Cuerpo de Bomberos, Ábner Hurtado, explicando que las construcciones de madera y lámina (léase: bienes culturales) las consideran "de alto riesgo de incendio por el tipo de material combustible".

Un incentivo diseñado para la restitución de estos bienes sería una inversión a largo plazo que contribuiría a la renovación y al desarrollo económico de la ciudad. Especialistas del sector privado y académico que yo entrevisté y son citados en mi artículo concuerdan en esto. La dirección de Patrimonio Cultural de Concultura, por sus vínculos directos con el Estado y con el Ministerio de Turismo sería la institución ideal para gestionar incentivos fiscales o de otra índole para mitigar la destrucción de los bienes culturales de San Salvador o para promover la rehabilitación de los principales edificios y monumentos. ¿Por qué no lo hace? Porque no cree en lo que predica: no cree que existan bienes culturales en el Centro Histórico aunque su propio inventario así lo indica, y porque no tiene una visión urbanística vinculada al desarrollo económico, cultural y turístico de la ciudad. ¿Para qué tenemos a Concultura entonces?

9 comentarios:

Claudia dijo...

Buen post..te felicito por el tema. Bueno para comenzar analicemos quien es el Director. El no es ni arquitecto, ni arqueologo, ni restaurador, ni urbanista. Dicen que el estudio cine. Pero quien sabe, pues en CONCULTURA hay mucha gente que dice ser lo que no es.

Si conociera sobre restauracion o conservacion de inmuebles, yo esperaria que su postura fuese diferente. Pues si de hecho hay mucho inmueble que puede considerarse riesgoso, pero en la restauracion se justifican el reemplazo de materiales por otros mas seguros. Sin tener que perder su autenticidad. Asi que ese comentario por parte de el, es BS.

En cuanto a lo "clase media"...pues en otros paises ha sido la misma clase media y alta que ha insistido en recuperar los centros historicos. De nuevo ese comentario esta fuera de lugar.

Anónimo dijo...

BUENO EL POST, se ve bien el blog.. Saludos Sr y Bienvenido

Solavá dijo...

Claudia, sin duda alguna, la afinidad del director con las responsabilidades que le competen es parte del problema pero no es el único problema. Concultura tiene un serio problema de visión institucional, demostrado últimamente por la pérdida de Televisión Educativa y los parques nacionales, y con la amenaza de cerrar las casas de la cultura. Es decir, están perdiendo los mayores espacios de interrelación directa con la población salvadoreña. Con esa falta de visión, cada una de las direcciones y dependencias está perdiendo su arraigo en la realidad y su valor para la población.

Anónimo dijo...

Casi que se describe la actitud del gobierno entero hacia asuntos importantes y prioritarios.

Ixquic* dijo...

Que bueno que acá pueda ampliar los temas.

Justo el lunes la esposa de un compañero de trabajo contaba que hace unos 4 ó 5 años, ella participó en un concurso con la AMSS para presentar diseños de remodelación de la Plaza Morazán.

Y el modelo que une el parque y teatro ganó (15,000 colones), que era el de ella y representaban a la U. Albert Einstein.

¿De qué sirvió ese concurso si jamás lo concretaron????

más cólera me da, al leer que según el experto consultado es la estructura ideal.

Algunas personas que dirigen dependencias del Estado (léase AMSS o CONCULTURA) no saben qué hacer el cargo que tienen (incompetencia).

Claudia dijo...

Si es cierto en cuanto a la poca vision institucional. De hecho muchas Direcciones se han quedado a apagar incendios..y cuidadito con abrir la boca y contarlo. Por lo tanto por eso se ha dado que muchos prefieren salir de la institucion e irse a otros paises. En mi caso por estar becada estoy obligada a regresar, pero muchos se han ido para no volver.

Soy Salvadoreño dijo...

¿15,000 era el costo del proyecto o el del premio?.
Si es lo primero, que lastima que por esa cantidad tan poca, no se haya concretado.
Si eso fue el premio, que lastima que se haya pagado por algo que no se realizo, al final.

Solo falta que en diez años otra vez hagan un concurso o paguen una consultoria que traiga el mismo resultado.

Anónimo dijo...

pues esto se complica porque si lo que dice ixquic es cierto ese concurso fue lo más temprano el 2001, ya con terremotos. Es decir, la zona era área restringida y no estaban para estar haciendo mediciones para posibles planos.

En el último período de Silva hubo un concurso que fue premiado en el grand foyer del Teatro y por cierto lo ganó un arquitecto con un diseño similar. El problema político fue, cómo implementarlo sin hecharse encima ni a los vendedores ni a los buseros, al final optaron por maquillar la plaza morazán.
Pregunta: ¿valdrá la pena reconstruir un sitio que se está undiendo? El TN está dañado desde sus cimientos¿valdrá la pena? expertos en esa materia son los mexicanos, ya lo han recontraprobado por qué no se les contrata de un vez y se dejan de concursos, ya que en este caso estamos ante dos premiaciones de la misma institución sobre el mismo tema

Ixquic* dijo...

Anònimo:

Yo he entrado al TN despuès de los terremotos. El actual director de patrimonio cultural de CONCULTURA realizò allì un conversatorio sobre historia de la música en ES y fui a escuchar a un amigo hablar sobre el tema, creo que eso fue en el 2002 (cuando él no era director, pero si el organizador del conversatorio).

y sobre la premiación, pues lo único que sé es que la esposa de un compañero de trabajo dice que lo ganó y que participaron en grupo. Luego conseguiré la información completa. y la pondré acá.

Ojalá que se restaure y rescate el TN pronto.