jueves, mayo 24, 2007

Razón o pasión

Hojeaba hoy el Diario Co Latino, leyendo los editoriales y artículos en los que justifican y, prácticamente, celebran el cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV) por parte del gobierno de Hugo Chávez, cuando me topé con un artículo de opinión sobre Red Solidaria: "Realidad presupuestaria versus propaganda desbocada del gobierno sobre Red Solidaria, 2007". El autor de esta pieza editorial es Godofredo Aguillón, un académico que, si no me equivoco, trabaja para la Universidad Tecnológica de El Salvador.

El tema de la lucha contra la pobreza me interesa, así que leí con atención, convencido de que lo que iba a prevelecer era una imagen de la "realidad presupuestaria" del programa Red Solidaria. El académico comienza su argumento así: "Dada la propaganda maquiavélica lanzada por el gobierno acerca de la no aprobación de los préstamos del BID por $197 millones de parte del FMLN y el CD en la antepenúltima plenaria del mes de marzo recién pasada, como queriendo dar a entender que no hay dinero para la ejecución del Programa Presidencial Red Solidaria, entre otros temas que dependían de préstamos externos para su aprobación (seguridad y caminos rurales), entonces hagamos público lo que se aprobó en la Asamblea Legislativa como parte del Presupuesto del 2007, destinado al Fondo de Inversión para el Desarrollo Local (FISDL) a finales del año pasado, ya que es la institución encargada de ejecutar el programa Red Solidaria que llega a la gente pobre".

Aparte de la tortuosa redacción, impropia de un académico, se hace claro de inmediato que lo único que Aguillón propone hacer para demostrar que la propaganda gubernamental es falsa es desglosar el presupuesto del FISDL. Aguillón cita un presupuesto total de 21 millones 920 mil dólares, de los cuáles 3 millones 310 mil dólares son una donación de la Unión Europea. Estas cifras son reales, pero sólo representan una verdad a medias, porque los proyectos de Red Solidaria también son ejecutados por los ministerios de Obras Públicas, de Educación y de Salud. Pero dado que Aguillón está acusando al gobierno de "buscar culpables de su incapacidad de gestión de recursos", no nos dice lo que todos los periódicos excepto el Diario Co Latino ya nos han dicho: que Red Solidaria logró gestionar 110 millones de dólares sólo en donaciones para la ejecución del programa. Es decir, ha obtenido, hasta la fecha, 30 millones de dólares más de lo que necesitaba y había pedido prestado a los bancos multinacionales para cumplir las metas del programa. Además, este es un financiamiento no reembolsable; es decir, dinero que no tendremos que regresar a nadie, "regalos" de naciones solidarias.

Lo que Aguillón no parece darse cuenta es que el verdadero tema está en ese detalle. Si el Estado ya había recaudado, con donaciones, más de lo que necesita para llevar a cabo su programa Red Solidaria, ¿por qué se enfrascó en una guerra política por dos préstamos que ya no necesitaba?

Ah, he ahí la belleza de la razón. A partir de un detalle tan contundente se pueden armar argumentos contundentes. Si en lugar de librar una batalla tan sucia e improductiva en la Asamblea Legislativa, un diputado del FMLN se hubiera puesto de pie y hubiera felicitado al Gobierno porque gracias a su buena gestión de donaciones ya no necesitaba un préstamo, Arena se habría quedado con las manos vacías, y no me refiero a los préstamos sino a la "propaganda desbocada". Porque, al perder los préstamos, Arena ganó la batalla que realmente quería ganar: la batalla moral. Los partidarios del FMLN se reirán en este momento, pero es porque no han considerado las verdaderas consecuencias: en el 2009, Arena podrá demostrar que a pesar de que los préstamos no fueron aprobados, el Gobierno sí logró llevar a cabo todas las metas de Red Solidaria, precisamente por su capacidad para gestionar recursos.

En sus argumentos, Aguillón demuestra la misma flaqueza que afecta a la mayoría de políticos del FMLN. Cree que un insulto, expresado con ciega pasión, vale mucho más que tener la razón. Estas son las palabras finales de su artículo de opinión: "Cuando no se tiene la capacidad ni los conocimientos para abordar un serio problema como es la pobreza extrema, se recurre a lo más fácil que no requiere de enormes esfuerzos, propio de mentes ramplonas formadas en los parroquialismos estrechos del pensamiento estúpido y vulgar que instrumentaliza las necesidades de los pobres para obtener beneficios insanos. La ANEP y los grandes medios de comunicación privados con su ofensiva progobierno demuestran la poca lucidez en temas públicos y confunden razón con pasión, pues es indefectible que piensan con las vísceras y vértebras en las manos en lugar de ser informadores de la verdad. Que el presidente de ANEP le exija al FMLN que ahora vea de dónde va sacar el dinero que no aprobaron, es una payasada de primer orden de alguien que ha perdido la razón y que sólo puede ser interpretado como el preludio de un proceso senil prematuro de incalculables consecuencias mentales".

Estos son los profesores universitarios que les están enseñando a nuestros hijos cómo pensar.

6 comentarios:

El-Visitador dijo...

Espanta.

Pero sospecho que en todas las generaciones las facultades han propagado propaganda.

Y creo que al final la juventud (en su mayoría) es lo suficientemente viva como para captar el juego.

Slds.,

Soy Salvadoreño dijo...

No creo ser tan optimista para pensar que la juventud aviva con el tiempo. Las "juventudes" de derechas e izquierdas parecen vivir bastante engañadas y asi llegan a viejos.

Lo triste son esos "profersositos" que enseñan a insultar sin argumentar mas bien que enseñar a pensar e interpretar.

JC dijo...

Creo ser una excepción, pero al igual que el vino el ser humano mejora con el tiempo. Es posible que sea uno de los pocos temas en los que soy optimista.

Lo que dice soysalvadoreño también es verdad, pero como creo que no es generalizado, al fin de cuentas no es tan grave. El punto es que la ideología es el anticonceptivo de las ideas, y el hecho de que muchos jóvenes encarcelen su mente en las ideologías fruto de la propaganda de malos profesores es definitivamente malo. Algunos, más tarde, escaparán de esa prisión, ténganlo por seguro.

Y recordemos: para la propaganda o antipropaganda ideológica, conceptos como tolerancia, lectura, análisis y verdad, son superfluos.

Llave maestra dijo...

Bien visto está, por todos lados... reaccionar es más fácil que pensar. Me alegra que vos, Jorge, sigás pensando.
Slds.

Beka dijo...

tenès razón, la pasión y emoción, nubla la razón. Buscar el equilibrio seria lo importante.

Y la juventud salvadoreña? Ocupada mientras tanto en otros quehaceres mas inutiles.

Anónimo dijo...

hahaha ese hombre es un gran indio!!!