martes, abril 28, 2009

Catecismo para Diputados


¡Jonatán! Por tu muerte estoy herido, por ti lleno de angustia, Jonatán, hermano mío, en extremo querido, más delicioso para mí tu amor que el amor de las mujeres.
Rey David, La Biblia, 2 Samuel 1:25-26.


A propósito del debate en la Asamblea Legislativa de El Salvador sobre la propuesta de una reforma constitucional para prohibir el matrimonio entre homosexuales.


Posdata: un registro de diversas opiniones

Un artículo esperpéntico pero que interpreta la propuesta contra matrimonios gay como una ley para desaprobar matrimonios consumados en otro país: El decreto unánime de Babel, en El Faro.

Definir prioridades. Paolo Luers, 19 de abril, El Diario de Hoy.

Las amenazas reales a la familia. Joaquín Samayoa, 22 de abril, La Prensa Gráfica.

Carta abierta. Miguel Molina Tobar, 23 de abril, Un raro dúo.

El orgullo gay es nuestro orgullo. Carlos Molina Velásquez, 24 de abril, Contrapunto.

Matrimonio. Christian Villalta, 26 de abril, La Prensa Gráfica.

Prohibamos el matrimonio. Elmer Menjívar, 27 de abril, El Faro.

Galería de El Faro sobre el tema.

5 comentarios:

blah dijo...

wow....concreto y directo al punto.

Soy Salvadoreño dijo...

¿Te parece sinceramente que esa cita biblica apoya la homosexualidad?
Yo creo que tu sabes que no es así y me parece bastante deshonrado de tu parte que utilizes esa cita asi, sabiendolo.
Claro, los politicos y la gran mayoría dicen que no estan de acuerdo con la homosexualidad porque asi lo dice la biblia, cuando la mayoria de ellos ni la lee, ni podria citarte ningun versiculo sobre ese tema o cualquier otro, pero aprovecharse de esa ignorancia para apoyar el otro lado es deshonrado, por decir lo menos.
Me parece que Cristian Villalta o Carlos Molina, asi como otros periodistas han sabido escribir brillantemente sobre el asunto, sin tener que recurrir a la deshonradez.

Saludos

Solavá dijo...

Esta cita y otras sobre la relación entre David y Jonatán han sido utilizadas para comentar la existencia histórica de la homosexualidad en la sociedad judía y en los tiempos bíblicos, tal y como también lo demuestra el grabado del pintor Julius Schnorr Von Carolsfeld, uno de los primeros románticos alemanes del siglo XIX.

Hay numerosos pasajes en la biblia sobre el incesto (el hijo de David y Tamar; Tamara y su cuñado; Lot y sus hijas, Salomé), sobre la sodomía (no sólo los libros de la ley, también entre Noé y uno de sus hijos), y sobre el amor entre mujeres y entre hombres. En ese entonces no existían los "gays", porque esto es una construcción histórica que tiene sus raíces en los movimientos sociales de 1960, pero la homosexualidad sí existía y no tenía las mismas connotaciones que tiene ahora. No era vista con la visión tan estrecha con que ahora podrías ver el tema en un contexto políticamente cargado.

¿Así que estoy yo siendo deshonrado en mi post? Por supuesto que no, ni siquiera me pronuncié sobre el tema. No es deshonrado utilizar una cita de la biblia, la cual, por cierto, es bastante explícita. Los antiguos, como lo demuestra El cantar de los cantares, no tenían el miedo puritano a la sexualidad que tienen los modernos.

Apolo dijo...

"Esta cita y otras sobre la relación entre David y Jonatán han sido utilizadas para comentar la existencia histórica de la homosexualidad en la sociedad judía y en los tiempos bíblicos".

La clave de lo que dice Solava es que la cita bíblica apoya la "existencia histórica de la homosexualidad". Correcto, pero la pregunta de Soy Salvadoreño es si apoya la homosexualidad como tal. No pretendo contestar por Solava pero por lo que dice parece que no. En realidad las religiones judeocristianas han sido intolerantes de la homosexualidad. Entre los griegos la homosexualidad fue exaltada como en El Banquete de Platón, entre los romanos fue aceptada, y en muchos otras culturas ha sido tolerada. Pero la represión o la persecución de la homosexualidad porque se le considera una "enfermedad" o una práctica "anormal" o "aberrante" es casi exclusivamente occidental.

Solavá dijo...

De acuerdo con el último comentario.