lunes, abril 13, 2009

Fuerzas planetarias a favor de Funes


«El momento histórico es increíblemente favorable para avanzar y te ayuda mucho a ti [Mauricio Funes] porque la Excepción Histórica planetaria impide que la hegemonía imperial tradicional sea ejercida como hasta ahora y como nunca, las fuerzas planetarias se mueven y se conmueven, algo así como la deriva de las placas tectónicas y, en esos espacios abiertos podemos avanzar siempre y cuando no intentemos jugar, al mismo tiempo, a conquistar el cielo y el infierno.»
Dagoberto Gutiérrez, Carta al presidente electo, Diario Colatino, lunes 13 de abril de 2009.

Hubo una época en que los comunistas hablaban con orgullo de la ciencia del marxismo-leninismo. Ya no. Desde la desaparición de la Unión Soviética, que tenía institutos “científicos” para estudiar poderes paranormales como el sexto sentido o la telekinesis, los pensadores comunistas ya no son científicos históricos, propiciando la revolución con la puesta en práctica de sus teorías económicas y sociales. No, ahora son profetas. Al estilo de Nostradamus, no analizan la coyuntura política o social, sino que anuncian el futuro. La “Carta al presidente electo” de Dagoberto Gutiérrez es una muestra de por qué la ciudadanía debería dejar de creer en falsos profetas: la verdad no necesita de una retórica falaz para manifestarse. Como el buen comunista, mejor intelectual y gran artista Bertold Brecht lo dijo con cristalina simplicidad: “La verdad es concreta”.

¿Acaso no se da cuenta Gutiérrez de que las frases “como hasta ahora” y “como nunca”, atribuidas al mismo sujeto, se excluyen mutuamente? Y, ¿realmente cree Gutiérrez que las placas tectónicas tienen emociones y “se conmueven”, o que se mueven a la deriva por “espacios abiertos” a pesar de que la ciencia dice todo lo contrario? Las metáforas son útiles cuando iluminan el pensamiento, pero no contribuyen en nada cuando acumulan absurdos. Parece mentira que es Gutiérrez el principal crítico izquierdista de la izquierda, y líder de la llamada Tendencia Revolucionaria, “la otra izquierda del país”.

Estas son algunas de las geniales ideas de Gutiérrez dirigidas al presidente electo Mauricio Funes, cuyos conceptos resumo y luego cito textualmente:

1. Hacer mejor las mismas cosas que hacía el previo gobierno no es un cambio es un recambio y hay que salvar el cambio de gobierno del recambio porque si la alternancia no es alternativa entonces la elección no fue una elección. «El mismo cambio ha de salvarse del recambio porque si se piensa que se pueden hacer las mismas cosas, pero de la mejor manera, entonces estamos en el terreno del recambio y, asimismo, si la alternancia en el ejercicio de la Presidencia de la República no se convierte en alternativa frente al actual orden de cosas, entonces, de nuevo, resultará que el pueblo votó, pero no pudo elegir.»

2. La figura de la Nación es perturbadora pero en la Nación reside el pueblo y en la medida en que el gobierno esté con el pueblo, el pueblo estará con el gobierno. «Hasta ahora tu gobierno aparece como de Unidad Nacional y aunque la figura de la Nación sea perturbadora, siempre resultará necesaria la mayor unidad y sobre todo del pueblo que votó por tí y tu partido, a la base de la Nación ha de residir el pueblo que está y estará con tu gobierno en la medida en que tu gobierno esté y se mantenga con el pueblo.»

3. De acuerdo a la sintaxis: El rumbo es instrumento del rumbo. De acuerdo a la lógica: El gabinete de gobierno determinará el rumbo del gobierno, pero el gabinete no es el rumbo porque el gabinete es sólo un instrumento del rumbo. «El gabinete que presentarás en junio dirá para adónde se va, con quién y para quién se gobernará y con quién y para quién has negociado. Todo esto es el rumbo político de tu gobierno a determinarse antes que el gabinete, porque este es instrumento del rumbo.»

4. La democracia debe ser democratizada. «La democracia siendo como es, una forma de estado, y precisamente de aquel estado que reconoce la subordinación de la minoría a la mayoría, debe ser democratizada en nuestro país.»

5. El cambio de gobierno significa un cambio de régimen político. «Este compromiso entre pueblo y gobierno requiere, como tú lo sabes Presidente Electo, que el cambio de gobierno signifique el cambio de régimen político porque de otro modo lo nuevo no será lo diferente que es lo que el pueblo espera, necesita y reclama.»

6. Un gabinete no es una carreta porque una carreta no empuja a los bueyes; y si es la carreta la que empuja a los bueyes entonces la carreta es una banda de ladrones (Gutiérrez no nos dice quiénes son los bueyes). «[El gabinete] nunca será la carreta y nunca será la carreta la que empuje a los bueyes. De no ser así organizar un gabinete será lo mismo que distribuir un botín.»

7. Los enemigos definirán quién es el presidente, pero un presidente no puede ser ni amigo ni enemigo de todos, porque en la política todo es parcial y esto se aplica a todo gobernante. «Como todo gobernante te resultaran necesarios los amigos y desde luego los entrañables enemigos, estos, los enemigos, determinarán en realidad con quien gobernarás y para quien lo harás, porque estos lo definen a uno y ningún gobernante puede ser ni amigo ni enemigo de todos, porque gobernar es, sin duda, el reino de la parcialidad y se trata de convertir en hechos parciales los votos parciales que se pidieron durante la parcial campaña electoral.»

8. La izquierda avanzará simpre y cuando no intente conquistar, al mismo tiempo, el cielo y el infierno. «Podemos avanzar siempre y cuando no intentemos jugar, al mismo tiempo, a conquistar el cielo y el infierno.»

4 comentarios:

Soy Salvadoreño dijo...

Excelentes comentarios.
Con todo el respeto que el señor se merece, pero desde que le he visto y leído me ha parecido poco menos que un bufón. Le encantan los juegos de palabras y se le dibuja una sonrisa extraña cuando arma una de ellas estando en la television, aunque el dichoso juego de palabras no tenga ningun sentido, como bien has apuntado.
Y como decis, ese es uno de los proclamados "pensadores" de la izquierda.
Saludos.

Solavá dijo...

Creo que es justo decir que es "poco menos que un bufón". En realidad no está aportando ideas nuevas o realistas.

En el mismo artículo que cito también dice esto: "es cierto que las salidas técnicas han de estar al servicio de los proyectos políticos irrenunciables, y que las eficiencias no deben estrangular la dimensión social y humana de esta crisis. Este es el compromiso y la frontera que no puede ser traspasada."

Esto es interesante pero es peligroso. El FMLN hizo algunas promesas que se reducen a regalar dinero: cortar el IVA, compensar por remesas perdidas, compensanción a las víctimas de la guerra. Todo esto estaría muy bien si realmente ayuda a las personas, pero hacer esto en este momento de crisis económica no sería técnicamente recomendable. Ahora bien, ¿se deberían hacer estas cosas sólo porque el FMLN adquirió un compromiso moral para hacerlo? La buena política dice que no, si no es técnicamente posible hacer algo no hay que hacerlo porque el costo económico o social eventualmente generará otros costos políticos y sociales. Una cosa es defender ciertos principios, otra cosa ser dogmáticos.

Anónimo dijo...

Estimado Solavá:

No sé si vos tomas a Dagoberto Gutierres como un ejemplo típico de Marxista leninista. No creo que a partir de su discurso puedan hacerse generalizaciones sobre el conjunto de personas que todavía defiende alguna variante del Marxismo.

Te lo digo porque la ironía puede ser útil para mirar a este personaje, pero no para mofarse de un colectivo heterogéneo donde hay personas inteligentes y que tienen, además, conocimiento de la sintaxis.

De la ironía brillante a la burla fácil hay un sólo paso.

Solavá dijo...

Hmmm... francamente no creo que me esté mofando de un colectivo heterogéneo de personas inteligentes. Pero sí me estoy mofando del "discurso" (del método de articular opiniones y perogrullos) al que constantemente recurre Dagoberto. Para hacer eso creí que era necesario cuestionar la pretención científica del marxismo-leninismo. Yo sí creo que una teoría política se puede formular científicamente, incluyendo el marxismo-leninismo. Otra cosa es creer que una "tendencia revolucionaria" puede ser sostenida porque se tienen credenciales históricas de marxismo-leninismo, independientemente de si se aplica o no la teoría. Los ciudadanos, con afiliaciones partidarias o no, tenemos que ir más allá de las retóricas políticas de izquierda o de derecha.