jueves, julio 12, 2007

Abusos en la cárcel de mujeres

El 6 de junio de 2007, en la Cárcel de Mujeres, 120 reclusas, aproximadamente, sufrieron abusos de autoridad y agresiones sexuales por parte de custodios de ese centro penal, según un reportaje publicado este día, jueves 12 de julio, por El Diario de Hoy: Agresión en cárcel de mujeres de Jorge Beltrán.

En un giro de eventos que debería sentar un precedente, el 15 de junio la jueza Segundo de Vigilancia Penitenciaria, Josefa Novais, declaró responsables de estas violaciones de "los derechos a la dignidad y privacidad de las internas" a la directora del reclusorio, Fanny Patricia Pacheco de Ramírez, y al inspector general de centros penales, Julio César Hernández Panameño.

La decisión ejemplar de la jueza Novais es sólo un eslabón en la cadena de justicia. Aún están pendientes las sanciones institucionales contra los responsables, una decisión que está en manos de René Figueroa, ministro de Seguridad Pública y Justicia, quien debería actuar con inteligencia y con implacable rigor, evitando una interpretación ideológica de la resolución legal o del reportaje periodístico. Y también está pendiente la justicia individual para las reclusas que sufrieron las vejaciones.

Una mujer recluida en un centro penal por algún delito, cualquier delito, no es menos humana que cualquier otra mujer. También hay que recordar que están siendo custodiadas por empleados del Estado. Los ciudadanos de El Salvador tenemos el derecho a esperar que el Estado nos trate con dignidad, igualdad y justicia a todos.

He aquí un fragmento del reportaje:

Estando en el salón de usos múltiples, unas sesenta mujeres fueron enviadas al hospital público de San Bartolo, Ilopango, donde les hicieron radiografías para detectar objetos extraños en sus cavidades anales y vaginales. Los resultados fueron todos negativos.

Pero el que se llevó la peor parte fue el grupo de mujeres que fue registrado en el penal.

Por parejas o de tres en tres, las mujeres fueron introducidas al "cuarto de orientación". Ya en esa habitación, las obligaron a hacer entre cinco y 15 sentadillas.

Acto seguido, los hombres custodios les introducían dos o tres dedos en sus partes íntimas, sin tomar en cuenta que algunas andaban con sus períodos menstruales, de acuerdo con la denuncia de Cruz Arévalo y a los testimonios rendidos ante la jueza Novais.

Víctimas y testigas de los abusos afirmaron ante la jueza que los custodios usaron el mismo guante para esculcar a las convictas.

A consecuencia de eso, Ruth N.R. ha asegurado a su abogado y a la jueza, que ha contraído una enfermedad venérea. Otras reclusas han experimentado infecciones vaginales...

Esta es una muestra de periodismo ejemplar: una noticia oscura y, quizás, oculta, hecha visible por la simple tenacidad de un periodista. Incluso la ilustración del reportaje, citada arriba, provee un comentario crítico a los sucesos ocurridos.

5 comentarios:

Beka dijo...

Esta denuncia la compartió inicialmente Hunnapuh en su blog, tomado de otro blog. Se puede ver en este link:

Violaciónhttp://hunnapuh.blogcindario.com/2007/06/01766-denuncia-de-violacion-masiva-en-carcel-de-mujeres.html

Ixquic* dijo...

Un abogado estuvo llamando a las organizaciones y enviando correos para denunciar el hecho. Es posible que pronto se tomen acciones. La PDDH podría investigar como ya lo ha hecho.
Claro, sin duda la publicación eleva el perfil del caso y seguro ayuda a que la gente a lo mejor y se anime a actuar y algunas personas apoyar.

Saludos,

Solavá dijo...

Beka, el enlace que pusiste tenía un error, así que lo pongo aquí de nuevo.
vilación masiva en cárcel de mujeres.

Antes de que se difundiera ese correo masivo, y tal y como lo señala Ixquic, el abogado de las reclusas, Jorge Alfonso Cruz Arévalo hizo todo lo posible por alertar a las organizaciones y a los medios de comunicación. Pero si te fijás, la información no es clara, y de hecho, ¿por qué un post sobre una "violación masiva" de mujeres no generó tantas reacciones como otros, por qué nadie que lee ese blog hizo nada? ¿Por qué es más importante echarle puteadas a Arena que hacer algo concreto y real por la dignidad de las mujeres? Echar una puteada lo puede hacer cualquier cobarde, hacer algo real por la dignidad de una persona, aunque ésta haya cometido delitos como las mujeres en la cárcel que fueron abusadas, no lo hace cualquiera.

En su momento, ese post en el blog de Hunnapuh generó sólo un comentario, uno solo. ¿Por qué? Por un lado, el post es un correo masivo que no parece ser más que un rumor, sobre todo porque no contiene algunos datos críticos: ¿Cuando ocurrió? ¿Cuántas mujeres fueron maltratadas? ¿A qué se refieren con una "violación masiva", exactamente? ¿Si fueron tantas las víctimas por qué no han habido otras denuncias más allá de un simple correo electrónico? Todos los otros medios de prensa descartaron el "rumor".

Además, en ese mensaje de correo se describen algunos detalles que han resultado ser ciertos, pero están enmarcados de tal manera que es difícil creer que una cosa así haya sucedido y la Procuraduría de Derechos Humanos no hubiera hecho nada. Mirá lo que dice el correo: "En teoría, la procuraduría de la defensa de los Derechos Humanos de El Salvador, tiene conocimiento de esto; sin embargo quiza no tiene tiempo para hacer mención o hacer la tareas necesarias que le corresponden. (Probablemente, la campaña de reelección, es mas importante que esto)." Ese último comentario entre paréntesis ha resultado ser cierto. Aparentemente, Beatrice de Carrillo no denunció un caso importante que sabía era cierto porque estaba en plena campaña de reelección. Lo descartó como si se tratara de un rumor y el gobierno todavía lo está tratando así.

A pesar de los detalles que se describen, la información era demasiado vaga para ser publicada en un medio de prensa. Información de ese tipo no es tan fácil de conseguir. Por ejemplo, un ciudadano cualquiera que hubiera querido acceder a los documentos de la corte sobre este caso, que es público, no hubiero podido hacerlo porque no tenemos una ley de acceso a la información pública. Beatrice de Carrillo se oponía a que hubiese una ley de acceso a la información pública, yo la entrevisté sobre ese punto hace unas semanas.

El periodista que escribió el reportaje sobre el abuso masivo en la cárcel de mujeres tuvo que rastrear la información, tuvo que determinar en qué juzgado está la denuncia, tuvo que conseguir los documentos de la corte, tuvo que corroborar el testimonio de las personas afectadas y entrevistar a todos los implicados, en otras palabras tuvo que probar que la historia era cierta. Y en un caso como éste, eso no es tan fácil. Te lo puedo asegurar.

Beka dijo...

Asi funcionan las cosas en este pais, tristemente.

Por un tiempo estuve visitando carcel de mujeres y me enteré de la poca confianza dentro del penal para las autoridades, lo que crea una especie de "gangs" de defensa dentro del penal.


Y aqui nos sigue interesando mas el esteril debate politico mientras la gente sigue siendo violada y asesinada... que triste...

queda para mi reflexion propia.

Ixquic* dijo...

Jorge, con mi comentario no quiero minimizar la labor periodística.
para nada.

y me alegra mucho la reflexión que hace en el comentario anterior.

¿cómo una denuncia se hace pública y siendo una grave violación a derechos humanos a todos nos valió?

¿Belloso y otros son mas atractivos? ¿porqué?

Tramitar un caso, no sólo implica la denuncia jurídica, que en nuestro sistema cuesta que camine, implica buscar otras vías de presión. Y allí es donde la publicación en un periódio es estratégica.

Aunque el medio lo haga --en teoría-- porque según sus criterios el caso es socialmente relevante y siente que debe informarlo.

Yo he leído muchas notas de Jorge Beltràn, no se si él busca los temas o qué, pero son los reportajes que más me interesan y tienen buen enfoque. Por ejemplo lo que pasó con una fuga en Apanteos o los casos de los desaparecidos. Si un periodista tiene buen criterio y busca la información hay calidad informativa.

el correo era vago, también lo vi y desconfié, lo cierto es que implica una investigación que lo confirme y Beltrán ha dado muchísimas luces.

Cuando uno quiere presionar a una autoridad para cumpla su función, una nota que coloque el tema en agenda pública es clave.

Ixquic*