miércoles, julio 08, 2009

El negrito del batey

Relaciones internacionales para dummies (tontos de capirote)

Lección número uno

No insultes ni a los poderosos ni a los vecinos ni a tus aliados económicos y militares más importantes.

Por ejemplo, si eres el falso canciller de un gobierno asumido tras un golpe de estado, y ese golpe ocurrió en uno de los países con uno de los más bajos índices de desarrollo humano del hemisferio (Honduras, por ejemplo) es muy mala idea llamar “negrito del batey” al presidente de los Estados Unidos de América.

Esto es, por supuesto, lo que acaba de hacer Enrique Ortez Colindres, el falso ministro de Relaciones Exteriores de Honduras, que dijo ayer: “He negociado con maricones, prostitutas, con ñángaras (izquierdistas), negros, blancos. Ese es mi trabajo, yo estudié eso. No tengo prejuicios raciales, me gusta el negrito del batey que está presidiendo los Estados Unidos.”

Ortez Colindres es el mismo idiota que en lugar de hacer el trabajo para el cual dice haber estudiado (relaciones internacionales) se ha dedicado, con una fanfarronería que sólo Hugo Chávez podría superar, a crearle enemigos al presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti. Por supuesto, no hay comparación; Chávez tiene el margen para hablar como habla porque, ejem, es el presidente democráticamente electo de un país petrolero; el partido de Ortez Colindres y Micheletti, en cambio, le cedió la candidatura presidencial a Manuel Zelaya porque los frijoles estaban caros. “¡Toma, miércale!”, como dice mi mamá, experta en detectar fanfarrones.

Entre otras bellezas para la historia, Ortez Colindres es el genio diplomático que le pidió a José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno de España, que “vuelva a sus zapatos”, y el mismo que no quiso responder a una pregunta sobre El Salvador “porque no vale la pena hablar de un país tan chiquito que no se puede jugar al fútbol porque la pelota se cae a otro país”. Suficiente esto último para empezar otra guerra del fútbol.

Efecto de las palabras racistas de un seudo canciller: un cisma diplomático.

“Como el representante oficial y personal del Presidente de los Estados Unidos de América, expreso mi profunda indignación en relación a los desafortunados comentarios irrespetuosos y racialmente insensibles del Señor Enrique Ortez Colindres sobre el Presidente Barack Obama. Dichos comentarios son profundamente indignantes para el pueblo estadounidense y para mí en lo personal. Estoy impactado por estos comentarios, los cuales fuertemente condeno”,
señaló en un comunicado Hugo Llorens, embajador de los Estados Unidos en Honduras.

Lo importante en el comunicado de Llorens es el subtexto. Esta no es una respuesta al canciller de Honduras, sino una expresión de indignación contra el “Señor Enrique Ortez Colindres”. Un señor. En otras palabras, señor Ortez Colindres: no eres nadie.


Fuente: Cisma por haber llamado a Obama "negrito del batey", El Tiempo de Honduras.

7 comentarios:

El-Visitador dijo...

Bueno, los catrachos no son los únicos que necesitan apredender de diplomacia.

¿Qué le dijo ayer Hussein a los rusos?

Que muchas gracias por Alaska

¡Ay!

Anónimo dijo...

"y el mismo que no quizo responder a una pregunta sobre El Salvador"

"quizo" con zeta.

Interesante neologismo.

Solavá dijo...

Gracias por la observación del error.

La palabra "quizo" en lugar de "quiso" es lo que llamamos un "error de dedo", no un neologismo. Los que escribimos todo el día como parte de nuestro trabajo comenzamos a cometer errores de dedo al final del día, por el cansancio. Y casi siempre son predecibles porque los dedos meñique y anular son los más débiles de la mano, así que uno empieza a intercambiar la "s" con la "z", la "d" con la "x", etc.

Los neologismos son palabras nuevas o inventadas que se introducen en el lenguaje por razones diversas.

Solavá dijo...

Visitador:

"Qué le dijo ayer Hussein..."

Freudian slip?

Te refieres a Obama. Es verdad que Obama es considerado un gran comunicador en los Estados Unidos, pero un torpe en relaciones internacionales, pero no hay comparación.

Decir gracias por Alaska puede ser un error diplomático porque remueve rencores entre los rusos, pero al final es se refiere a un hecho histórico real. Por lo menos Obama conoce su propia historia.

Pero las declaraciones de Ortez Colindres equivalen a suicidio político y reflejan ignoracia. Me provocan una mezcla de cólera y de vergüenza ajena.

El-Visitador dijo...

«Freudian slip?»

No hombre. Barack Hussein Obama, Hussein de cariñito.

«Por lo menos Obama conoce su propia historia»

Sí, hombre, como cuando Obama dijo que su abuelo había liberado Auschwitz. Lo cual evidentemente es imposible a menos que su abuelo haya sido ruso, miembro del Ejército Rojo, y bajo el comando de Stalin de remate.

O como cuando B.O. dijo que los gringos inventaron el automóvil. ¿Que habrán pensado Daimler o Cugnot desde sus tumbas? ¿Que les dieron ciudadanía gringa póstuma, tal vez?

O como cuando Baracky dijo que Chávez subió al poder durante la presidencia Bush? (mmm... Clinton)

¿Qué tal haber dicho que en Andalucía y Córdoba había tolerancia durante la inquisición? ¡FAIL! La Santa Inquisición es creada en 1478, cuando Andalucía en general (6 de las 8 provincias de la Comunidad Andaluza) y en particular Córdoba tenían 250 años de haber sido liberadas por Fernando III, el Santo.

Y fijate que estoy hablando de errores de historia crasos. Ni siquiera voy a mencionar errores tarugos como disculparse con los austríacos por no hablar austríaco.

Solavá dijo...

Déjà vu.

Cuando Dan Quayle regresó de su primer viaje por Latinoamérica como vicepresidente de los Estados Unidos, se lamentó ante los medios de prensa de no haber aprendido Latín en la escuela. De su visita a El Salvador hay una fotografía memorable con el Coronel René Emilio Ponce en la que Quayle posa con un lanzacohete. Excepto que lo agarra al revés y se apunta a sí mismo.

No sabía que Obama también se llamaba Hussein. Qué extraña coincidencia que tiene los nombres de los dos enemigos/terroristas más buscados por los Estados Unidos (Sadam y Bin Laden).

Deberías poner estos errores sobre Obama en una nota en tu blog. Están graciosos.

El-Visitador dijo...

«No sabía que Obama también se llamaba Hussein»

¿Supongo que broméas?

En fin, no pasa nada. Ocurre sin embargo que Husayn ibn Ali, el nieto de Mahoma, es uno de los 14 infalibles de la Sumisión (= Islam). Por lo tanto el nombre Husain, Hussain, Hussein, Husein, etc., es más o menos como el nombre José entre los latinos, y especialmente los de familias con origen católico.

Hint, hint. Saludos,