jueves, septiembre 20, 2007

El himno (inter)nacional de El Salvador

Durante la década de 1980, El Salvador vivió una guerra que atrajo y mantuvo por muchos años la atención del mundo. Tarde o temprano los cientos de periodistas que reportearon sobre el conflicto escribieron sobre el himno de El Salvador. Tom Buckley, por ejemplo, escribió en su libro "Violent Neighbors: El Salvador, Central America and the United States" (1984) que tenía que ser el himno más largo que había oído en su vida. Buckley también anotó el increíble parecido que la melodía tenía con dos óperas. También Charles Clements, en su libro "Witness to War" (1985), describió el parecido que tenía con música de la famosa ópera "El profeta" (1849) del compositor alemán Giacomo Meyerbeer (1791–1864).

En realidad, el himno de El Salvador, compuesto por el músico italiano Juan Aberle (1846-1930), no es un plagio sino un pastiche: una mezcla casi arbitraria de éxitos musicales de diversas óperas. Tanto así, y tan divertido es esto para los que reconocen las fuentes, que cuando el director de cine Paul Mazursky creó una sátira sobre la intervención de los Estados Unidos en El Salvador, la comedia "Moon over Parador" (1988), parodió el pastiche operático del himno salvadoreño con un pastiche de éxitos de musicales de Broadway. Y, en efecto, ese es uno de los momentos más deliciosos de esa película.

Aberle compuso el acompañamiento musical al poema patriótico de Juan José Cañas por petición del presidente de la república, Rafael Zaldívar. El himno se escuchó públicamente por primera vez el 15 de septiembre de 1879, pero no fue oficializado sino hasta el 14 de diciembre de 1953. Entre 1866 y ese año, varias composiciones compitieron por el honor oficial de ser el himno nacional.

Un toque del italiano Gioachino Rossini (1792–1868) en el coro, otro del francés Léo Delibes (1836-1891) y otro más, la estructura misma de la melodía, proviene, muy bien camuflageada, del alemán Meyerbeer.

El video de youtube que incluyo es la "Marcha de la Coronación" de "El Profeta" de Meyerbeer. Tal vez les cueste reconocer las frases musicales del himno nacional, pero ahí están, porque la estructura es la misma aunque la melodía difiera como difiere una variación sobre un tema, un ejercicio recuente en la música clásica. Me gustó esta versión porque está muy bien interpretada, y ¡en marimba! La marimba, como sabemos es un instrumento musical autóctono... de África.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora comprendo por qué quedamos en tercer lugar en ese célebre concurso de himnos que nunca se celebró y que, por cierto, ganó La Marsellesa.

El ejemplo del himno puede trasladarse a muchísimos ordenes de nuestra cultura. Hasta podría decirse que una de nuestras más arraigadas tradiciones es el plagio. Aparte de los concursos nacionales de ensayo y literatura, podríamos inaugurar el primer concurso nacional de plagio (la competición estaría muy reñida).

Anónimo dijo...

Desde hace años ha habido un "debate" acerca de esa ópera y algunos han dicho que el himno salvadoreño es un vulgar plagio. Es curioso que los diarios del país en el pasado, sobretodo el "diablo de hoy" se inventaron la especie de que en un concurso mundial de himnos, el himno de el salvador saco el tercer puesto como "obra maestra". Así le han alimentado el nacionalismo a la guanacia.Algo parecido con el famoso Atlacatl,que ni existió ese cacique, quien sabe quien se lo inventó. Y para más joder, para comprobarlo, date una vuelta por la Avenida y observá la escultura y veras que tiene unos adornos con plumas como un indio apache que salían en las peliculas gringas de los años cincuenta y "taparrabos".

GioSV dijo...

Aunque hubiera surgido de una recopilación de Britney Spears, el himno de El Salvador, me encanta, sobre todo su letra. Es una pena que se hayan olvidado las dos últimas estrofas que en mi opinión son las mejores. Es un bonito himno que no habla de guerras y cañones como otros.

"Respetar los derechos extraños
y apoyarse en la recta razón
es para ella, sin torpes amaños
su invariable, más firme ambición.
Y en seguir esta línea se aferra
dedicando su esfuerzo tenaz,
en hacer cruda guerra a la guerra;
su ventura se encuentra en la paz."

Solavá dijo...

Hasta donde yo sé nunca ha habido un concurso internacional de himnos nacionales. Es una leyenda urbana que existe desde hace muchísimo tiempo. En unas versiones, La Marsellesa ganó el primer lugar, en otras el de Estados Unidos. Es un absurdo, ese, que tiene su origen en las olimpiadas ("perdimos la carrera pero nuestro himno es más bonito"). Gente de otros países me ha contado el mismo cuento pero no es el himno de El Salvador el que queda en segundo o tercer lugar sino el de Honduras, Guatemala, Ecuador, etc.

Otros himnos, como el de Austria, fue compuesto por Mozart, el de India por Tagore (premio Nobel de literatura), etc. Es decir, detrás de algunos himnos hay algunos grandes talentos.

Atlacatl no existió. Pero esa es otra historia, para otro post.

Anónimo dijo...

Sólo hay que poner "concurso de himnos nacionales en Google y de de una vez salen personas de Chile, Argentina, Colombia, Ecuador y México hablando de un concurso de himnos igual que nosotros. Qué extraño que todo el mundo quede en segundo lugar. Quién habrá quedado de último, je je je. ¿Por qué mejor no hacemos un concurso amañado como los que hace Concultura a través de los famosos juegos florales de sus casas de cultura y le damos el primer lugar al de El Salvador?

Anónimo dijo...

Hooombre y yo que creía que lo del concurso era cierto y hasta he defendido con orgullo nuestro honroso tercer lugar y ahora van ustedes y me arrebatan una creencia que tenía desde niño.

Ya me decían por ahí que no anduviese frecuentando estos lugares.

hdgp2y3 dijo...

(LOS QUE LLORARÓN BORRACHOS POR EL HIMNO NACIONAL)

Yo, diría, que no solo borracho lloras cuando escuchas el Himno Nacional, cuando estas en la escuela, un estadio o en cualquier evento donde suene nuestro sagrado Himno, la piel se te eriza y al que no se le pone el cuero de gallina no tiene ninguna identidad de pertenencia a la patria que lo parió.

Pero es interesante el conocer el dato histórico y a la ves saber que no es desde hace 18 años que nos están partiendo la madre.

Te felicito por el post. Yo solo habia escuchado la clasica paja.

saludos.....

Beka dijo...

hey no!

no me digas qeu Atlacatl no existió que se derrumba mimundo!

:P

Cuantas mentiras existiran por ahi? Como dije alguna vez... que tal si todo lo qeu conocemos como verdad fuese una mentira?

Anónimo dijo...

Yo fui un niño bien precoz. Rápido me di cuenta de que Santa Claus era mi papá y nadie me lo dijo.

Quizas fue por eso que siempre me sentí un poco falso al cantar el himno nacional.Eso de ponerme firme, levantar el pecho y cantar de forma grave y solemne me parecía puro teatro y hasta un poquito ridiculo.

Yos solamente me pongo solemne cuando le canto una de Los Panchos a mi novia.

Solavá dijo...

Beka,

te juro que yo sí sentí que mi mundo se derrumbaba la primera vez que escuché que Atlacatl no existió, pero todavía era un niño.

* * *

Por otro lado, la idea de que el himno es un posible plagio, sólo es evidente para los que no son salvadoreños y lo escuchan por primera vez. Se cuenta que cuando el doctor Charles Clementes escuchó por primera vez el himno de El Salvador, en medio de una ceremonia militar del FMLN, dijo: "Se parece mucho a la ópera El Profeta de Meyerbeer". A lo que un guerrillero le contestó: "Es que no lo estamos cantando para vos, gringo cerote".
Un doctor que lo conoció me contó esta historia.

Anónimo dijo...

* Nuevo Cuscatlán – Himno Internacional Salvadoreño *

Mario Bencastro.


Yo soy de un país global
de fronteras virtuales
cuya capital es El Salvador
y sus departamentos
tienen nombres indígenas,
españoles, ingleses y alemanes.

Tengo hermanos en Los Ángeles,
Washington, Nueva York,
Houston, Canadá, Australia,
México, España, Suecia,
Francia, Italia y Alemania.

Ellos se fueron a conquistar esas ciudades
a imponer el reino de la pupusa
y el queso duro blandito,
pero su corazón sigue anclado
a la tierra madre,
lugar de joyas y preseas.

Mis hermanos vuelven a El Salvador
trayéndonos increíbles historias de supervivencia.
Vienen a inyectarse del humor y el heroísmo
de sus compatriotas
y lo llevan envasado en su alma
para saciar la sed de su profunda nostalgia,
y los guié en su retorno
a sus hogares lejanos.

Mi país ya no es el Pulgarcito de América,
ni el más pequeño del mundo
porque cada uno de los salvadoreños
es ciudadano de ese gran territorio global
que ahora es Nuevo Cuscatlán,
donde se habla español y nahuat,
Inglés, francés y alemán.

El Salvador dijo...

En el pais se sigue creyendo que el himno esta en los primeros lugares del mundo.. Pero ni con todo ese orgullo que se le tiene al tercer lugar la gente se levanta para ponerse la mano en el pecho y cantar el himno!

Anónimo dijo...

Yo soy mexicano, y a pesar de que el himno Salvadoreño tenga algo o mucho de inspiración en otras composiciones clásicas, me parece muy bello, y sobresale por encima de la gran mayoría de los que he escuchado.
Además, como comentan por aquí, no habla de cañones y guerras u otras patrioterías decimonónicas.

Rafael Francisco Góchez dijo...

Me sorprende que a los escudriñadores de las fuentes se les haya pasado por alto mencionar que la melodía de la línea "saludemos la patria orgullosos" proviene de la 9ª sinfonía de Beethoven (4º mov.). Hey: tampoco olviden que cada una de las doce notas que forman todas las cominaciones melódicas y armónicas son plagios de la escala dodecafónica del mundo occidental.

Anónimo dijo...

ese tal concurso nunca existió y el salvador nunca se llevo el 3er. lugar como en ese entonces nos hizo creer el Gral. maximiliano hernandez... eso me lo contó un historiador migueleño